enfrdeitpt

La Generalitat certifica Montañas de Prades como a Destinación de Turismo Familiar

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
dtfamiliar
Montañas de Prades se convierte en el segundo destino de interior de Cataluña en conseguir este sello que otorga la Agencia Catalana de Turismo (ACT), después de que el año pasado se certificara Los Valles de Àneu
La certificación de las Montañas de Prades coincide con la celebración del Año del Turismo Familiar en Cataluña, que se promocionará con una campaña de 2,4 millones de euros dirigida a los mercados de Reino Unido, Alemania, Francia, España y Cataluña Cataluña cuenta actualmente con 16 Destinos de Turismo Familiar y 9 más en proceso de certificación
El consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, ha presidido hoy el acto que certifica Montañas de Prades como Destino de Turismo Familiar (DTF). Le han acompañado el presidente del Consejo Comarcal del Baix Camp, Joaquim Calatayud; el presidente del Patronato Comarcal de Turismo del Baix Camp, Anton Marca; la directora de los Servicios Territoriales del Departamento de Empresa y Empleo en Tarragona, Carme Mansilla; y el director ejecutivo de la Agencia Catalana de Turismo (ACT), Patrick Torrent. Montañas de Prades se convierte así el segundo destino de interior de Cataluña en conseguir este sello que otorga la Agencia Catalana de Turismo (ACT), después de que el año pasado se certificara Los Valles de Àneu (Pallars Sobirà).

En su parlamento, el consejero ha asegurado que en Cataluña "estamos apostando por las fortalezas de nuestra casa para ganarnos el futuro", siendo una de ellas el turismo; "En el turismo vertemos nuestro sistema de valores, nuestra cultura, nuestra voluntad de proyección exterior y nuestro carácter de acogida", ha subrayado. Sobre la certificación recibida por las Montañas de Prades, Puig lo ha valorado como un "apoyo" a los negocios turísticos de la zona, a los que ha animado a seguir trabajando por el turismo familiar, emplazándoles al mismo tiempo a "hacer cosas de forma conjunta "; una suma de esfuerzos necesaria para "ganar dimensión y hacer cosas en grande", finalizó. En el transcurso del acto, los representantes de los siete municipios que forman el destino Montañas de Prades han recibido de manos del consejero Puig el diploma que acredita sus municipios como parte de esta nueva DTF: Anton Ferré (alcalde de Alcover ), Jordi Juncosa (alcalde de Arbolí), Sergi Corsé (alcalde de La Febró), Antoni Marca (alcalde de Capafonts), Pedro Venrell (alcalde de Mont-ral), Lidia Bargas (alcaldesa de Prades) y Artur Miró (Alcalde de Vilanova de Prades). El consejero Puig y los representantes institucionales también han entregado las placas acreditativas a los 30 establecimientos del municipio adheridos al sello DTF: 12 alojamientos turísticos, 11 restaurantes, 4 empresas de turismo activo y de naturaleza, 2 oficinas de turismo y un centro de interpretación. Este alto número de adhesiones demuestra el alto grado de implicación del sector turístico del destino, público y privado, en este proyecto. También destaca la amplia oferta de alojamiento adherido a la marca DTF, con 1.553 plazas certificadas que representan cerca del 90% de la oferta del destino. Montañas de Prades ha conseguido este sello gracias a una oferta variada y de calidad, enfocada a las familias. En este sentido, destaca un reconocido espacio natural, una sierra pre-litoral que ofrece la posibilidad de disfrutar de excursiones y visitas fuerza llanas, ideales para familias con niños. También dispone de un importante patrimonio cultural que destaca la Villa Roja de Prades, núcleo histórico de este destino. Para aquellos más activos, Montañas de Prades ofrece todo tipo de rutas que se pueden hacer a pie, en BTT o incluso a caballo. El GR 7, el GR 65 y sus variantes enlazan los diversos municipios de destino con la costa Dorada y el interior de Cataluña. A todo esto hay que añadir una variada oferta de ocio y gastronómica con restaurantes de cocina catalana y con unos productos locales de alta calidad y larga tradición. Con esta nueva certificación, la Agencia Catalana de Turismo continúa con la línea de promocionar el turismo del interior de Cataluña, con el objetivo de diversificar la oferta turística existente y dinamizar las economías locales a través del turismo. En este sentido, la ACT ha trabajado intensamente para adaptar el modelo de certificación DTF, que inicialmente estaba pensado para municipios del litoral, a un nuevo modelo que permita la certificación de destinos de interior y de montaña. Año del Turismo Familiar La certificación de las Montañas de Prades coincide con la celebración del Año del Turismo Familiar en Cataluña y el vigésimo aniversario de la proclamación del Año Internacional de la Familia por parte de la ONU. Precisamente, el pasado 29 de mayo el consejero Felip Puig presentó la nueva campaña de promoción turística centrada en el turismo familiar. Con un presupuesto de 2,4 millones de euros, la campaña cubre cinco mercados emisores: Reino Unido, Alemania, Francia, España y Cataluña. El objetivo es fortalecer el posicionamiento de Cataluña como destino ideal para las familias con niños. Esta campaña, en sus diferentes formatos de televisión, radio, prensa, publicidad exterior y presencia en Internet, se desarrollará desde principios del mes de junio hasta el mes de diciembre. Además, en el portal www.catalunya.com ha creado un espacio específico para promover más de 1.000 actividades dirigidas a un público familiar, es decir, familias que viajan con niños / as de hasta 16 años. Cataluña ha sido desde siempre un destino de turismo familiar. Un 60% de los visitantes que recibe Cataluña son familias, y el Plan de Marketing Turístico aprobado en 2013 establece como una prioridad la retención del cliente familiar. Se estima que un 30% del turismo mundial son familias. Se trata de un turista que viaja por motivos vacacionales (normalmente por vacaciones de verano aunque también se desplaza por semana santa y puentes largos), y que suele realizar estancias largas (entre 7 y 10 noches). Además, el turista familiar califica sus vacaciones como un tiempo de calidad para la familia, y por lo tanto son consideradas un gasto prioritaria por delante de otros tipos de gastos. En el caso de los mercados doméstico y de proximidad, las familias con niños tienen una intención de viajar entre el 60-70%, lo que los convierte en un turista potencial muy importante. ¿Qué es un Destino de Turismo Familiar? La certificación de Destino de Turismo Familiar es un sello de especialización que otorga la ACT a un municipio o conjunto de municipios, que ofrecen determinados servicios y equipamientos adaptados a las necesidades de las familias con niños. Se trata además de un proyecto de colaboración público-privada, dado que los servicios pueden ser ofrecidos tanto por instalaciones y equipamientos públicos como por las empresas turísticas privadas de destino. Los destinos certificados con este sello destacan por su calidad y por su posicionamiento frente al cliente familiar. Los destinos que quieran ser certificados como DTF deben cumplir una serie de requisitos, tanto a nivel de destino como a nivel de establecimientos y servicios turísticos. En el caso de los destinos de interior, deben contar con al menos un recurso natural. Además, una parte de sus establecimientos deben contar con medidas específicas para niños. Los hoteles, por ejemplo, deben tener barandillas de seguridad para niños en los balcones y en las escaleras, suelos blandos en zonas de juegos, habitaciones familiares o protectores en los enchufes, entre otros. Y los restaurantes tienen que ofrecer menús infantiles, tronas, baberos y cambiadores de pañales. Asimismo, el destino debe contar con una oferta lúdica dirigida a niños de diferentes edades. Pueden ofrecer diferentes tipos de actividades como rutas pensadas para los más pequeños, museos y centros de interpretación didácticos, deportes de aventura con una oferta adecuada para niños, etc. Con la certificación de hoy, el sello DTF cuenta con 16 destinos certificados: Blanes, Calonge-Sant Antoni, Lloret de Mar, Roses, Torroella de Montgrí-L'Estartit y Castell d'Aro, en la Costa Brava; Calella, Malgrat de Mar, Pineda de Mar y Santa Susanna, en Costa Barcelona; Calafell, Cambrils, Salou, Vila-Seca/La Pineda Playa, y Montañas de Prades en la Costa Dorada; y los valles de Àneu, en el Pirineo. Además, 9 destinos (8 en el interior y una en el litoral) se encuentran actualmente en proceso de certificación. Estas certificaciones suponen un total de 505 empresas adheridas al programa DTF toda Cataluña, entre establecimientos de alojamiento turístico, restaurantes y empresas de actividades. FUENTE: gencat.cat / prensa