enfrdeitpt

El carnet de recojedor de setas será obligatorio en otoño en Poblet

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
premsaMedio Natural y Poblet regularizan, por primera vez en Cataluña, la recogida de setas en una prueba piloto. El permiso costará 10 euros, que serán para conservar el espacio, y permitirá cosechar 6 kilos al día

Publicación del dia 20/05/12 02:00 - L'ESPLUGA DE FRANCOLÍ - EVA POMARES - Elpunt.cat

A mitad de septiembre próximo, para ir a coger setas en el Paraje Natural de Poblet no tendrá que llevar sólo un bocadillo y una cesta. Para llenar la cesta o al menos para intentarlo, será obligatorio llevarse un carné, emitido por la junta rectora de este bosque protegido y Medio Natural. Es una prueba piloto para cuatro años. Si funciona, se puede ampliar al resto de bosques de titularidad pública de Cataluña, que son
el 20% del total.
La popularización de la actividad ha cambiado el perfil del buscador de setas. "Antes venía gente de la zona, experimentada. La promoción en los medios de comunicación no ha traído más conocimiento sobre cómo recoger setas, pero sí más gente en el bosque ", explica el director del paraje, Anton Vallvey. Los buscadores de setas inexpertos "levantan el suelo, que se seca e impide una segunda floración de setas". Los hongos tienen un papel simbiótico con otras especies y, a esta alteración del ecosistema, se suma "un montón de desechos que pasamos dos meses recogiendo". La regulación se aprobará el 1 de junio y aún se estudia como se expedirá el carné. Tendrá una vigencia anual y el usuario pagará 10 euros por recolectar como máximo 6 kilos diarios de setas. Los menores y los vecinos de los municipios incluidos en el paraje-Montblanc, Prades, Vimbodí y Poblet y l'Espluga
de Francolí-estarán exentos de la cuota. "Este dinero se destinará a la conservación y mejora del paraje. Especialmente a favorecer el ámbito micológico, con aclareos o parcelas experimentales. "
La regulación es una cuestión compleja. Aunque la mayoría no son conscientes, por ley, y al igual que la madera u otros aprovechamientos forestales, las setas son un producto propiedad del dueño del terreno. En este caso, mayoritariamente de la Generalitat (2.276 hectáreas). La normativa también comprende la zona de influencia del paraje: el bosque comunal de la Espluga, y dos fincas forestales propiedad del monasterio y de la vinícola Torres. Todos están de acuerdo con la medida, que afecta 3.703 hectáreas. Los accesos rodados
en el paraje están cerrados desde 1996, pero es difícil poner puertas a un bosque. Hay sanciones previstas para quienes no lleven carnet o incumplan el resto de la norma. Cuando los agentes rurales encuentren un infractor, la sanción se impondrá según el valor comercial de las setas recogidos. Sin embargo, "la intención, los primeros años, es hacer más pedagogía que no imponer multas", asegura Vallvey.
La normativa prohibirá remover el suelo, usar y llevar herramientas como azadas o rastrillos, y obligará a cortar las setas con navaja, en lugar de arrancarlos. Habrá cargarlos en un cesto de mimbre o paja para favorecer la dispersión de las esporas.